martes, septiembre 12, 2006

Existir

En fin. Aquí estoy... Ni bien ni mal. Eso prefiero no pensarlo. Estas últimas semanas he hecho cosas de las que me arrepiento y otras que no he hecho y me he quedado con las ganas. A mi existencia ha vuelto la nostalgia, el arrepentimiento, los nervios, la emoción, el dolor, la risa, el llanto, y el permanecer. Ahora permanezco y sigo existiendo esperando la llegada de algo mejor, a lo que agarrarme. Necesito cosas que no encuentro y las que tengo las alejo de mi lado por sentir que puedo ser fuerte sin ellas, pero me engaño a mí misma. Qué le voy a hacer.
Existir durante tanto tiempo sin depender de nada, viviendo en mi refugio amurallado, me ha convertido en lo que soy. Y sé que no es malo ser débil, ni llorar, ni ser más sociable, ni nada... Pero se me hace raro. Es raro que la gente llegue y te abrace por el simple hecho de verte, o que te den un beso por que sí, o que te llamen porque van a salir y quieren contar contigo. Es raro que haya sitios donde me siento bien y que haya gente que es como yo. Es raro conocer personas que tienen tus gustos, o que no les importa cuál sea tu música favorita o tu libro preferido.
Es raro poder contar con la gente cuando estás mal, y que estén ahí para levantarte del suelo, aunque tu orgullo no les permita acercarse.
Hasta el momento vivía dentro de mis muros, y sólo una persona que vivía en una torre alta podía vislumbrar lo que ocurría verdaderamente en el interior, y que cuando caía, lanzaba una larguísima cuerda y me levantaba desde su torre... Pero llegásteis vosotros conquistando terreno y decidísteis derribar la muralla para ver qué había dentro, y aquellas paredes que me protegían de gran parte de la lluvia y del viento fueron tiradas y hechas arena, y ya no hay nada que me proteja.
Entended que es difícil para mí darme cuenta de que ahora no puedo defenderme, que todo vuelve a ser difícil, que tengo que construir otra muralla, esta vez con una puerta y un puente levadizo para dejar paso a los aliados. Mientras tanto, todo seguirá siéndome difícil. Y es doloroso saber que durante un tiempo voy a vivir en otros valles, y tendré que levantar otros muros nuevos lejos de aquí, y no tendré nadie que me ayude a cargar las piedras...
Espero que algunos que ya han oído hablar del concepto o sepan algo, conozcan más sobre el tema. No espero que lo comprendáis completamente... Ni siquiera sé explicarlo sin rayarme demasiado la cabeza, pero bueno...
Dentro de unos días os echaré de menos...
Está sonando: Shadowsphere, de Sopor Aeternus.

4 comentarios:

Dama de las Sombras dijo...

Sé a lo que te refieres. El muro caerá mas veces pero estaremos ahí(aunque sea en la distancia) para ayudarte a cubrir esos huecos. Vale, no somos ladrillos pero que conste que a la hora de lanzar (aunque sea patadas en los huevos XD) no tengo mala punteria.
Se te echará de menos nena.

¨A veces llega la realidad y nos revienta el muro¨ - La máscara de cristal

Treze Bezoz Zinieztroz

Opium Dwarf dijo...

Woooo wapa... wenas...ya sabes k lo lei y te lo comente by msn... pero lo dicho.. se como te sientes.. se k digievolucionaras xDDDDDD y esas cosas , pero k aki estoy estes en Limerick o estes donde estes... :), y los muros.. se construyen y se derrumban ;) no te preocupes chiki *sharee tiende la mano hacia ary

judith dijo...

No se, esq no tienes nada de lo que defenderte, creo. Vivir incluye experiencias buenas y malas, pero cuando vivimos, tenemos que aprender a aceptar ambas. Si nos cerramos por miedo a lo malo, tampoco podremos abirnos a lo bueno. Se un poco a que te refieres, porque a todos nos pasa en cierta medida, a mi me pasa a veces, pero hace tiempo decidi que si hago algo peor que sentirse mal, es no ser capaz de sentir, o negarse a ello. No se, es un poco rallada, pero esq es como lo de suicidarse por miedo a la muerte. No se, dive in, Cope with the Chaos :) BEZICO Y VENTE PA LAS ESCOTLANDS!!!

Océano de fuego dijo...

Madura ya