jueves, octubre 27, 2011

Fluidez

Pues bueno, como todos sabeis, estoy trabajando. En una ong. Pero no venía a contaros eso.

Lo que venía a contaros es que hoy Conchi ha venido a por mi después del curro, y nos hemos puesto ciegas a comer en el Nagoya. Y que después me ha estado contando que se encontró con Iwan Rheon (si no conoceis a este chaval, buscadlo y me imprimís las fotos que forre mi habitación con ellas). Y por si no lo sabíais, me vuelve loca este chico. Me pone tontísima. O burrísima. Como queráis llamarlo. Así que de camino al Gotham, tratando de digerir la ingente cantidad de comida ingerida, pues hemos ido chillando cosas del chico.

En la puerta del Gotham me he encontrado a Juan. El propósito de ir allí era verle y saludarle (y luego irme a mi casa). Así que una vez cumplido mi objetivo he estado un ratillo con él y Conchi en la puerta y no recuerdo a cuento de qué le he hecho un puchero, y la conversación ha ido así:

- Juan, Conchi me ha vuelto hetero esta noche.

Juan me achucha y la reprende y luego me mira y grita:

- ¡Katie McGrath! (en realidad ha gritado ¡Morgana!, pero yo sabía a cuál se refería porque llevo como semanas hablando de ella). Y yo le he dado las gracias y he chillado Yupi!

La fluidez... tan entretenida.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Que Conchi te ha vuelto hetero esta noche? Con todos los respetos del mundo a la bisexualidad, pero hablando en esos términos: ¿no estás tratando con una frivolidad innecesaria tu sexualidad? Vamos a a ver, está claro que el contexto es de broma y entre amigos, pero... no se... no opino que un tema tan importante y de tanta lucha colectiva tenga que ser referido en esos términos porque quizá haya mucha gente en tu misma situación que lucha contra esas frivolidades y con esos comentarios, aunque sean sin mala intención, se puede acrecentar un grado prescindible de bi/les/trans/homofobia. La bisexualidad al igual que la homosexualidad no es algo que varía según una ingesta de comida, es algo mucho más serio y que requiere de mucho mayor tacto y, sobretodo, naturalidad en el trato, y no veo natural el "hoy va a ser que si, hoy va a ser que no" aunque sea una broma (el respeto y hacerse respetar empieza desde aquí y luego no hay que quejarse de "Oh, ¡mira cuanta injusticia me rodea!" si de primeras ya se empieza así ). Es mi opinión, evidentemente es tu blog y escribe todo lo que te venga en gana y como quieras, pero necesitaba hacerte esta crítica constructiva después de leer el texto (que por otra parte, esa ha sido la parte que más atención llama al respecto y no la referida a tu cena). Mis mejores deseos y, sin ánimo de ofender ni mucho menos, espero haber compartido un punto de vista diferente y respetable donde los haya también.

Ariniel dijo...

Mi querido/a señor/a Anónimo:

No sé si mi respuesta te va a satisfacer, pero sí, frivolicé con el tema porque me lo puedo permitir. Lo hice en un ambiente en el que las personas implicadas son cercanas o pertenecientes al colectivo LGTB, al que yo misma pertenezco.

Y no le veo nada de malo. La gente que puede verlo como un mal comentario son gente que sean muy, MUY sensibles al tema, y a mí nadie me va a saltar al cuello por decir algo así.

Anónimo dijo...

En realidad, no has respondido nada con tu comentario. Y si se trata de sensibilidad con el tema porque es un tema que lo requiere. ¿Porqué? Todo avance necesita de implicación y respeto y el respeto empieza en uno mismo, porque una actitud visceral o frívola de una persona perteneciente al mundo LGTB por desgracia no afecta individual sino colectivamente al resto en pro de la total integración y avance. Por ello lo digo. Por ello y porque en algunas ocasiones he leido tu insatisfacción sobre la gente de tu entorno que tu misma has escrito en tu blog y quejándote (seguramente, con tu razón). Quizá la pregunta sea: ¿No será esa frivolidad la que provoca todo eso? Hay gente con las mismas cualidades LGTB que no quiere estar asociada a esos comportamientos frívolos tan tópicamente criticados al colectivo y esos comentarios no lo ponen fácil ni ayudan en cambiar esa situación. Respeto tu punto de vista, pero no lo comparto. Ni yo ni otros muchos. No obstante, espero que ya hayas superado tu ruptura sentimental, lésbica creo.

Ariniel dijo...

No he respondido nada con mi comentario porque no creo que haya nada que responder. Qué tú te tomes las cosas tan a pecho no significa que yo lo haga, o no pueda bromear con mis amigos. Ellos no se lo toman a mal y estamos acostumbrados a hacer bromas del estilo continuamente. Conque no sé por qué vienes a juzgarme a mí, si no te afecta. Porque no te afecta.

Que yo bromee con las cosas no significa que no me las tome en serio. Significa eso que tampoco puedo hacer chistes de gordos, o de góticas, o de personas con gafas? Obviamente, ciertos comentarios sólo voy a hacerlos en determinados círculos. No voy a hacer chistes de gays con mi abuela, pero sí voy a hacer chistes con mis amigos.

¿Frívolo? Pues vale. Lo siento si te ofende, pero ni siquiera sé quién eres, así que sólo me queda decirte que he tenido en cuenta tu opinión pero voy a seguir haciendo lo que me parezca.

Y muchas gracias por preocuparte por mis relaciones amorosas, eh.

Adarae dijo...

Normalizar que cada uno tenga sus preferencias sexuales empieza por tratarlo con naturalidad (y dentro de esto se engloban las bromas) Vamos, que te dejes de polladas y madures.

Azula dijo...

Te voy a dar mi opinión, señor Anónimo; todo lo que has dicho me parece una SOBERANA GILIPOLLEZ. Déjate de idioteces sensibleras y sal un poquito más de tu casa.

Anónimo dijo...

Ariniel, se pueden hacer chistes y bromas al respecto, yo eso no lo cuestiono (y mucho menos si se hace en un círculo de amigos o familiares) aunque afirme abiertamente que esos especialmente no son de mi agrado. Solo digo que es bastante común que ese comportamiento salga de ese círculo (cosa que por comentarios de ti misma de amigos que te dejan de lado o similar por desgracia, he leído en tu blog y digo yo que quizá en ello tenga su influencia. Reconozco que leo el blog porque me gusta ver un punto de vista diferente en muchos aspectos desde el respeto hacia lo que escribes) y redunde en una mayor desventaja para todos cuando no se muestra seriedad y educación (la cual, por cierto, existe Azula: lo digo a tenor del tono despectivo hacia mi opinión que utilizas al expresarte, cosa que yo NO he hecho hacia el vuestro con esas palabras tan malsonantes que lejos de inculcar respeto, fomentan el rechazo). Adarae, me considero una persona lo suficientemente madura, razón por la cual estoy emitiendo mi opinión y debatiéndola sin faltarle el respeto a nadie con insultos. Para mi vulgaridad no es sinónimo de naturalidad, pero ese es otro debate. Ariniel yo no soy quién para decirte a ti nada de lo que debes publicar o como comportarte. No es mi intención adoctrinarte. Pero, como por suerte tampoco es a la inversa, veo la posibilidad de exponer mi opinión libre a pesar de que no guste a gente que lea esto. Y por cierto, si podias haber respondido con tu comentario primero porque siempre hay algo que profundizar, eso nos hace mejores. Otra cosa es no hacerlo.

Anónimo dijo...

Y por supuesto que me preocupo por tu relación sentimental al ser compañera LGTB (y lo digo sin ironía alguna). Si todos nos preocupáramos por los demás y fuéramos más solidarios entre nosotros, quizá hoy en día existiría menos discriminación hacia el colectivo. Quizá en uno de esos momentos en los que te sientas fastidiada (y sueles reflejar siempre en tu blog) te acuerdes de estas palabras aunque ahora te de la risa. Un abrazo, eh.

Noa dijo...

Anónimo, viendo que te gusta tanto dar consejos y que te va esto de la crítica constructiva, te voy a dar yo uno y con un poco de suerte igual te sirve y todo.

A lo mejor no te has parado a pensar que dar consejos de manera anónima a una persona a la que supuestamente no conoces y por lo tanto no te importa es un poco meter cizaña y perder el tiempo. Yo me plantearía ponerle un poco de interés a la vida, a tu vida en concreto, porque por lo que veo estas bastante aburrida/o.
Y, además, no creo que alguien anónimo dando su opinión vaya a serle de ayuda con respecto a sus relaciones, para eso estamos sus amigos y su familia, para decirle las cosas claras, apoyarla y quererla y no escondernos debajo de un absurdo “anónimo” y dar lecciones morales y éticas. Y que tire la primera piedra quien no haya sufrido y haya querido expresarlo en SU blog.

Espero que no te moleste, que veas que mi intención no es ofenderte ni adoctrinarte, sino informarte de ciertas cosas y sacar a debate lo absurdo de la situación que has creado y la poca importancia de tu opinión en este lugar.

¿Ves? De manera educada también se puede criticar a alguien y eso es lo que tú haces y la gente así es peor que la gente que bromea con su sexualidad que, por cierto y por si no te habías enterado, es SUYA.

Anónimo dijo...

Noa, no puedo estar más de acuerdo contigo. Me va la crítica constructiva y que alguien debe dar consejos desde su blog al descubierto. En serio lo digo.
En primer lugar, no le estoy aconsejando (motivo que se ve en el momento en que digo que mi intención no es adoctrinar a nadie solo dar mi opinión, igual que tu educadamente has dado la tuya). Que mi opinión sea diferente a la vuestra no la convierte en menos válida como tratas de demostrar porque igual que la sexualidad de Ariniel es SUYA, ella escribe en un blog abierto a todo el público en internet en el que cada persona puede exponer SU opinión personal, sin importar la de los amigos y familiares de Ariniel. De lo contrario, se trataría de un blog privado reservado exclusivamente para ellos y con restricciones en cuanto a su acceso. Por tanto, quién tiene y lee un blog se expone a leer opiniones que le son tanto favorables como desfavorables o con las que comulga o no comulga. Y no se trata de meter cizaña, sino de variedad de opiniones. A ti mi opinión te puede parecer absurda, a mi vuestras respuestas en algunos momentos puede que también. Pero las respeto.
En segundo lugar, tengo claro que la sexualidad de Ariniel es cosa de ella misma y en ningún momento le he llamado mal ejemplo ni la he insultado o insinuado que su sexualidad sea equivocada o inapropiada porque, evidentemente, no lo pienso. Simplemente me he limitado a debatir sobre un aspecto concreto de su escrito.
En tercer lugar, opino desde una dirección anónima porque no tengo blog propio ni cuenta como para poder hacerlo de otra forma, pero si me gusta leer su blog y si he creido que he podido aportar algo distinto pero bueno. Estoy en todo mi derecho, igual que tu o cualquiera a estar de acuerdo o en desacuerdo conmigo.
En cuarto lugar, aprovecho mi vida tal y como quiero, tal y como me gusta, tal y como yo la he decidido, pero muchas gracias por tu consejo, no obstante, ya que estoy seguro que sabes muy bién de lo que hablas. Además, te aseguro que divertido me resulta todo lo que hago (incluido opinar).
En quinto lugar, no es necesario conocer físicamente a una persona cuando esa persona se expone al libre albedrío tanto sentimental como psicológicamente en la red para poder opinar sobre sus escritos (¿o acaso conocemos a los políticos, escritores, artistas, músicos... en persona a los que tanto admiramos u odiamos para elevar la opinión que tenemos sobre ellos?). Yo no he juzgado a Ariniel, simplemente he mostrado mi desacuerdo con una parte de su escrito y no creo que eso sea un delito.
Espero que mi respuesta te sirva y todo, exactamente de la misma forma que tendré en cuenta tu consejo.